Yo tenía un gallo inglés